La educación financiera no se trata únicamente de números y operaciones matemáticas. Cuando tenemos que involucrar a nuestros pequeños en las finanzas debemos enseñarles sobre aspectos del día al día.

En el hogar los niños son como una esponja, absorben todo, son muy observadores y adoptan las actitudes de sus padre e incluso de sus hermanos.

La forma en que manejamos las finanzas del hogar y cómo tomamos las decisiones repercute en ellos.

De ahí la importancia de hablarles y demostrarles constantemente el valor del dinero. Guiarlos hacia el ahorro, comprándoles un chanchito donde puedan tener sus monedas. Creándoles hábitos en los que puedan entender realmente el esfuerzo para obtener el dinero.

Los niños muchas veces ponen en práctica lo que ven en el hogar en sus escuelas. A la hora del recreo tienen que tomar decisiones por si solos sobre si comprar o no un confite o una merienda. De esta forma se copian de sus compañeros. Sin embargo, con una buena educación en el hogar en el que se les enseña sobre ahorrar o permitiéndoles gastar una cantidad de dinero semanalmente pueden ir aprendiendo estos hábitos y tomar mejores decisiones.

Enseñemos a nuestros hijos sobre la importancia del dinero y lo que cuesta ganarlo, suena sencillo, pero, ¿cómo empezamos?

Nuestros consejos

A continuación, te brindamos algunos consejos de cómo acercar a nuestros hijos a la educación financiera.

  1. Todo empieza por nosotros mismos, debemos poner el ejemplo a nuestros pequeños. Cuando queramos comprar algo compartámoslo con nuestros pequeños, hablemos con ellos del precio y cuanto tiempo nos costó conseguirlo. Así, aprenderá a valorar no sólo el dinero sino todo lo que adquiera con el.
  2. Trabajemos por objetivos. Ayudémoslos a establecer metas a corto y mediano plazo, de ahorro. Al ayudarlos con un aporte mínimo en su chanchito de forma semanal o mensual los estamos apoyando y motivando.
  3. Respetar sus decisiones: si bien es muy importante hacerles sentir que tienen voz y voto sobre su dinero debemos orientarlos para que tomen las mejores decisiones en cuanto a los gastos que van a realizar.
  4. Ir al supermercado es un excelente momento para que nuestros pequeños vean lo que hace falta y no. De esta manera los involucramos y les enseñamos a no sobrepasar los gastos, si queda alguna diferencia podríamos incluso comprarnos un antojo. Esta es otra forma de enseñarles la diferencia entre gustos y necesidades.
  5. Debemos enseñarles que el ahorro no sólo se trata del dinero, sino de cuánto se gasta en servicios también. Tienen que aprender a ahorrar otros recursos como el agua y la electricidad, si hace un uso eficiente de ellos generará a su vez un ahorro económico e incluso instruirlos con el daño del medio ambiente como un doble beneficio.
  6. Los niños manejan muy bien las finanzas una vez que les enseñamos. Son perseverantes en conseguir las cosas que quieren y ahorran con la ilusión de cumplir sus metas. Recordemos que los niños aprenden todo, siempre y cuando se lo enseñemos.

Sobre zenziya

Al día de hoy, zenziya es la empresa de servicios financieros que otorga créditos online gracias a su algoritmo y sistemas de inteligencia artificial que permiten analizar la capacidad crediticia e historia de un cliente en menos de un minuto.

zenziya reconoce que sus clientes esperan una relación y solución simple, rápida, segura, con un lenguaje cercano y auténtico.

En especial, sabe que tiene que promover cambios positivos y servicios novedosos y personalizados que respondan a necesidades básicas e inmediatas.

zenziya es la empresa experta en tus pequeños detalles